TERRACOTAS

Algunas de las terracotas que aquí se exponen son obra del famoso fabricante de reproducciones Seyni M. Karabenta, de Koulikoro, población a 60 kilómetros de Bamako, en Mali. Datan de los años sesenta y setenta del siglo pasado. Las originales provienen, entre otros sitios, de la curva del Níger, uno de los focos culturales y artísticos más interesantes de África. Las terracotas antropomorfas representan figuras en tres posiciones: de pie, sentadas y arrodilladas. Los cuerpos en las más antigüas se muestran lisos, mientras que las posteriores se adornan con diseños geométricos, collares, puñales metidos en sus fundas, y brazaletes en antebrazos y muñecas. En las femeninas se tiene buen cuidado en resaltar los pechos, prácticamente el único elemento diferenciador con las masculinas, ya que los rostros son bastante indefinidos.

Llama la atención la disposición de la cabeza, colocada en muchos casos de forma antinatural. Se pronuncia mucho el mentón, resultando una cara ovalada. En el rostro están marcados los ojos de almendra, la nariz triangular y los labios gruesos.

En las figuras ecuestres, características de Djenné, a menudo la impresión de movimiento se obtiene flexionando las patas. Otras veces se presentan caballo y jinete completamente rígidos.

Por favor, pinche sobre la terracota cuya foto quiera ver ampliada:


nº 1 nº 4 nº 6 nº 7 nº 12 nº 15 (vendida)



Ropa Página principal